La Semana Mayor, Carlos Bravo Matus

EDITORIAL              DR. CARLOS BRAVO M. 18-4-19

“LA SEMANA MAYOR”

Si bien la festividad más importante del cristianismo empezó con la cuaresma, hoy inician los momentos más cruciales de lo que se llama la Pasión de Cristo. 

Según las escrituras del nuevo testamento que por cierto se compila en el siglo II DC en el llamado Concilio de Nicea convocado por el emperador Constantino (verdadero creador del cristianismo como religión romana) en 325 DC se eligen los textos que forman ese nuevo testamento, descartándose los llamados evangelios apócrifos entre los que se encuentras el de Pedro, Tomás, María Magdalena, Felipe, Santiago y Judas inclusive y otros poco conocidos, de donde se sacaron fragmentos para llenar huecos y datos en los 4 evangelios aceptados, relatos como la visita de los Reyes Magos y sus nombres obtenidos de esos apócrifos o el dato en el evangelio de Nicodemo que describe al centurión Longino como el que clavó la lanza en el costado de Jesús. 

Escritos basados un tanto en la historia, leyenda y fantasía que pasaron a voces populares, para ser escritos entre 70 y 100 años después de la crucifixión originalmente en griego y traducidos al latín entre los siglos II y III DC, recordando que de los autores a los que se les atribuyen, sólo Lucas era letrado, Médico y discípulo de Pablo, no de Jesús.

Hoy se recuerda el jueves donde con humildad, Jesús lava los pies de los discípulos para más tarde compartir con ellos la cena de pascua o Pesaj en la que se recuerda con alimentos especiales y vino, la liberación del pueblo judío del yugo egipcio, ceremonia que inicia con la primera luna llena de primavera (este año Pesaj inicia mañana viernes por la tarde). Recordando la partición del pan este día se instituye la consagración de los santos oleos, la eucaristía y el sacerdocio, recordando la velada y oración en el huerto de Getsemaní y dando paso al viernes de dolores en memoria de los pasajes del juicio y la crucifixión y culminar en el domingo de resurrección.

Pasajes que hacen la tradición aceptada por los católicos, ortodoxos, anglicanos y protestantes y más tarde por las sectas cristianas y evangélicas nacidas de las anteriores.

Si bien siempre fueron fechas de recogimiento y meditación donde se incluyó la vigilia y el ayuno, a partir del siglo pasado se fue convirtiendo en festivo dedicado al paseo, esparcimiento y diversión dejando un poco de lado el verdadero motivo de la celebración.

En fin 21 siglos han pasado y es hasta en años recientes en que se ha perdido la esencia de estas fechas en millones de personas siendo un cambio trascendental en la humanidad.

Para los creyentes le deseo una buena reconciliación y meditación en estos días, y un buen Pesaj al pueblo judío.