“PONER LAS BARBAS A REMOJAR” , DR. CARLOS BRAVO M.

EDITORIAL              DR. CARLOS BRAVO M. 14-11-19

“PONER LAS BARBAS A REMOJAR”

La renuncia de Evo Morales a la presidencia de Bolivia, debe ser una llamada de atención para diversos países de Latino América donde los gobernantes se han convertido en dictadores y pretenden mantenerse permanentemente en el poder.

Juan Evo Morales Ayma, se extracción indígena, coquero, listo, audaz y tenaz, se convirtió en un político sindicalista y activista aymara, que logro tal popularidad en su pueblo que lo llevó a asumir la presidencia de Bolivia en el 2006.

Siguiendo con una tendencia populista muy al estilo de Hugo Chávez y Fidel Castro, hizo promesas que en el primer periodo de su mandato fue logrando, como nacionalizar los hidrocarburos, el agua, la luz y la minería, con lo que mejoró el producto interno bruto y la economía del país, también logro instituir una reforma agraria que parecía favorable, haciéndose de muchos seguidores al distribuir recursos de manera gratuita entre la gente más necesitada y los campesinos, que se acostumbraron a la dádiva dando apoyo al gobierno.

Gracias a su política y los cambios y mejoras logrados, fue reelecto para un segundo periodo como lo permite la constitución boliviana, pero la popularidad, el poder y el crecimiento de recursos de donde podía echar mano, fueron cambiando los principios del gobernante y su gabinete y afectando a gran parte de la base productiva que genera verdaderamente los recursos que sostienen la economía, lo que le fue ganando impopularidad en diversos sectores, pero que al tener a su lado a parte de la población financiada, la fuerza pública y el ejército, no le preocupaba, modificando la constitución para reelegirse por un tercer periodo presidencial en el cual aquella imagen de bienestar y progreso para todos, fue cambiando y ya con la industria de los hidrocarburos nacionalizada, da su primer gasolinazo en 2010, afectando a varios sectores, aun así llegó casi al final de su tercer mandato, mismo que ya era ilegal, pero el ansia de poder lo segó y queriéndose de nuevo brincar la ley, participa en nuevos comicios, que manipulados y abiertamente fraudulentos, le dan supuestamente el triunfo nuevamente para un cuarto periodo presidencial, lo que despierta al pueblo y protestan muchos sectores civiles exigiendo elecciones democráticas y el retiro de Morales, quien envía a la parte de la población que lo apoya, facilitándoles armas y también a la policía y al ejército, aunque estos dos últimos rechazan atacar a la población; aún así hay severos enfrentamientos entre seguidores y detractores, hasta que los altos mandos del ejército le exigen la renuncia, misma que tiene que acatar, abandonando su lujosa casa y aceptando la acogida por el gobierno mexicano que lo saca del país junto con parte de su gabinete. ¿Por qué no se fue a Venezuela o Cuba?, ¿Qué viene a hacer a México?, ¿Será que ahora los tendremos que mantener a pesar de tener sus riquezas en el extranjero? y ¿Por qué darle asilo cuando bien podría vivir de sus rentas en cualquier país? , en fin un llamado de atención para otros mandatarios cuyos pueblos están a punto de estallar, por lo que valdría la pena pusieran sus barbas a remojar.