DR. CARLOS BRAVO M. “LA FUERZA DE GRACE”

DR. CARLOS BRAVO M.              26-8-2021

“LA FUERZA DE GRACE”

El pasado fin de semana, nuestro país y en particular nuestro estado, sufrió los embates del huracán Grace, que entró a nuestro territorio después de pasar por Haití, recién devastado por un fuerte sismo que causó multitud de destrozos en un país que aun no se recuperaba del anterior temblor y que tiene niveles de miseria muy importantes y que con todas sus carencias tiene altos niveles de delincuencia; por fortuna para ellos, Grace no causó más daño de lo que ya sufre. De Haití pasó por la península de Yucatán y la llamada Riviera Maya, donde al parecer no hizo grandes estragos, salió al golfo como tormenta tropical, retomando fuerza para tocar tierra en territorio veracruzano con categoría 3, gran cantidad de agua y vientos de más de 150 kilómetros por hora, saliendo bien librados el puerto y Boca del Río, pero afectando las poblaciones comprendidas entre Palmasola y Tuxpan, pasando por la costa esmeralda y Poza Rica, donde causo graves daños y el mar se comió una gran franja de playa. Siguió su recorrido y llegó a nuestra ciudad Xalapa, donde además de los vientos sumamente intenso, descargó gran cantidad de agua que las calles y avenidas se convirtieron en ríos muy caudalosos que se llevaban todo a su paso afectando sin distingos colonias de todo nivel socioeconómico, aunque claro, los más vulnerables fueron los que perdieron casa y patrimonio. De las mayores desgracias fue el deslave de una ladera que cayendo sobre una humilde casa, mató a casi toda la familia que quedó sepultada. Sacó ataúdes de una funeraria que navegaban en el río formado en una avenida, los estacionamientos inferiores de dos plazas comerciales se convirtieron en enormes albercas y dejando a su paso apagones y suspensión de la telefonía. Dejó tierras veracruzanas con muchas zonas devastadas y gran cantidad de damnificados, cerros desgajados, carreteras y caminos destruidos causando incomunicación a los habitantes de las poblaciones circundantes y dificultad para recibir ayuda.

Finalmente, Grace abandono tierras veracruzanas para seguir causando daño en poblaciones de Puebla y Tlaxcala mientras se iba degradando a tormenta tropical en su camino hacia el océano Pacífico. 

La fuerza de la naturaleza invalidó las precauciones que se tomaron previamente y como siempre pasa en este tipo de fenómenos, las casuchas asentadas de manera irregular al pie de cerros y márgenes de los ríos, fueron las que más sufrieron los embates del meteoro, dejando a la gente que ya estaban en pobreza, en peores condiciones, perdiendo sus pocas pertenencias sin alimentos ni esperanza.

Triste situación pues mientras nuestros paisanos de esas regiones arrasadas están sufriendo frio, hambre y pérdida de todo, siguen saliendo grandes embarques de alimentos y medicamentos a Cuba en una supuesta ayuda humanitaria que debería empezar por nuestro país, acompañada de la visita y atención de los gobernantes para tomar rápidas acciones que ayuden y den apoyo a quienes perdieron todo, lástima que el candil solo alumbra hacia afuera.