”INICIO DE CLASES”, DR. CARLOS BRAVO M.

El pasado lunes, se dio el inicio de clases para preescolar, primaria, secundaria y en algunos planteles de educación media superior, ya que algunos iniciaron previamente y con ello la mayoría de las ciudades y medianas poblaciones del país, revivieron el enorme tráfico vehicular en las horas pico de entrada y salida de los planteles, algo que ya no se veía en los últimos 30 meses debido a la pandemia. De nuevo clases presenciales y tradicionales, aunque procurando mantener las medidas de prevención recomendadas contra el virus que parece ser, llegó para quedarse. Aquí la Universidad Veracruzana volvió a cobrar vida hace dos semanas en que se retomaron las clases presenciales, regresando a la normalidad educativa.

Como novedad se ha creado un plan piloto para la educación básica, que se ha puesto a prueba en 30 planteles de cada estado del país, con una idea que si bien pretende homogeneizar la educación para toda la población infantil, sin distingo de clases sociales ni  las zonas donde se imparta, sean rurales, o urbanas, lo cual en principio suena benéfico, pero analizando la idea fundamental de donde parte el nuevo proyecto que menciona la intención de dejar atrás los métodos de enseñanza tradicionales a fin de dejar la “lógica colonial y mercantil” y aleccionar a los niños que hoy hay 4 tipos de dominio que son; el económico, político, social y epistemológico (parte de la filosofía que se encarga de los elementos para adquirir conocimientos); queriéndolos alejar de esas ideas para buscar un enfoque más comunitario y de igualdad para todos, dejando atrás la idea de superación, aspiraciones, competitividad y búsqueda de metas que los lleven a salir del común denominador y alcanzar otros niveles socioeconómicos e incluso educativos, aspirando poder lograr ingresar a estudios universitarios. Para ello se pretende que los niños dejen de pensar en obtener las mejores calificaciones en competencia con sus compañeros, que les hagan creer que pasaran de grado en masa (más ahora que ya no hay reprobados) sin importar que niveles de conocimiento lleven y que así seguirán en una educación semi gratuita con oportunidades de llegar a estudios superiores, lo cual no deja de ser un sueño guajiro y matar las aspiraciones de niños y jóvenes que deseen superarse, progresar y ayudar a sus familias a mejorar sus condiciones sociales. 

Debíamos aprender de otras culturas, por ejemplo, los japoneses estudian de manera competitivas para enfrentarse al mundo globalizado de hoy, aprenden idiomas, tecnologías, matemáticas y finanzas entre otras materias, logrando que su país sea una potencia a pesar de sus carencias en recursos naturales. 

La mira de llevarse a cabo de manera generalizada, hará una generación de conformistas unificados, destinados a servir y ser empleados sin aspiración a ser empresarios o profesionistas destacados y la brecha social, de conocimientos y logros se hará más ancha de lo que hoy día es, además de que seremos un país al servicio de otros más preparados y con muchas más aspiraciones de superación, que tomarán a nuestros jóvenes a su servicio.